Ansiedad y la presión del tiempo

“Hay un tiempo para todo”

En una conversación con varios compañeros psicólogos en Zaragoza, hablando sobre las razones que influyen en que tantas personas padezcan síntomas de ansiedad concluimos, que la prisa y la lucha contra el tiempo, es uno de los principales factores.

“La prisa nos hace ganar tiempo y perder momento”, en las siguientes líneas, incluyo ideas, reflexiones sobre las rutinas de nuestro estilo de vida actual, modificables y a tener en cuenta para vivir con menor presión.

*La sabiduría de la tortuga: Un libro de José Luis Trechera. Profesor de Psicología del Trabajo en ETEA (Córdoba):

“En la costa oeste de Nicaragua se produce en las tardes-noche de julio un espectáculo inolvidable: cientos de tortugas emergen de las aguas del Pacífico para conquistar la orilla y con sus movimientos pausados buscan un lugar idóneo para enterrar sus huevos en la arena. Con el objetivo de cumplir con la misión de mantener la especie, cada animal quizás haga un recorrido de miles de kilómetros para volver al sitio donde nació y en ello, según la tradición popular, puede que empleen unos treinta años”

Desde nuestro contexto, ¿cómo evaluaríamos ese modo de proceder? ¿Es una pérdida de tiempo? ¿Es una baja productividad? Quizás nos surja el deseo de poder acelerar el proceso para que fuesen más rápidas y eficaces. Seguro que también se buscaría alguna justificación racional: de esa manera se les ayudaría y facilitaría su ardua labor y podrían tener más descendencia. Desgraciadamente, la disminución de ejemplares tortuga no va unido a la ineficacia de su ciclo vital,  sino a la presencia del ser humano, que roba sus huevos y esquilma a los ejemplares adultos, provocando su lenta desaparición.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD?

Ansiedad…, es un término que guarda numerosas connotaciones negativas, cuando estamos nerviosos decimos que tenemos ansiedad, ¿verdad? Pero no deja de ser una emoción tan necesaria como la alegría, el enfado o la tristeza. La ansiedad nos ayuda a enfrentarnos a situaciones conflictivas, o peligrosas para nosotros, nos mantiene alerta ante situaciones de amenaza; nuestros chips se activan para que nos enfrentemos a nuestro jefe, o a alguien que nos critica por ejemplo, o podamos escapar de ese perro suelto que viene hacia nosotros enseñando los dientes. ¿Quién no ha experimentado alguna vez estos síntomas? falta de respiración, sudores en las manos, nuestro pulso cardiaco se acelera, temblamos, estamos preocupados… Y no aparecen necesariamente en situaciones negativas, ¿no tenemos estas sensaciones cuando estamos ante esa persona que tanto nos atrae y a la que queremos agradar?

Es difícil detectar la ansiedad, ya que suele presentarse en forma de síntomas físicos, como dolores cervicales, tensiones musculares, dolores de cabeza, insomnio, etc, y la tendencia es acudir a un fisioterapeuta o al médico, lo cual es necesario para descartar enfermedades físicas. Un profesional ayudará a determinar si los síntomas son delatores de un trastorno de ansiedad, si son la causa de otros problemas médicos, o si se dan ambos casos. Para recibir tratamiento en un trastorno de ansiedad es recomendable acudir a un profesional de la salud mental, una terapia nos puede ayudar a solucionar  este problema. A lidiar con el tiempo con más benevolencia hacia uno mismo.

Enlazo estas conclusiones, con un artículo que publicó Carmen Posadas, sobre “La tempística”.

“Es el uso del ritmo, de la velocidad y de las pausas, sobre todo en el teatro. La tempística es fundamental para crear el efecto dramático deseado. Por ejemplo, un mismo chiste contado con exactas palabras por dos personas distintas, puede ser un fiasco o un éxito dependiendo de cosas tan sutiles como las pausas o la entonación. En la vida, la tempística es crucial…calcular cuándo el tiempo está maduro para que nuestros deseos, ideas o postulados tengan mayor oportunidad de éxito… Y es que, dependiendo de la situación y de las circunstancias que uno esté atravesando en ese momento, alguien puede convertirse en un gran amor o pasar del todo inadvertido.” Leer más: «Tempística y el loco de la bandera».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *