Ansiedad y Peleas internas

LAS TRES VOCES QUE LLEVAS EN TU INTERIOR

Las personas funcionamos de forma compleja, a veces tenemos debates internos confusos, peleas con nosotros mismos, respecto a lo que queremos o tenemos que hacer. Surgen conflictos internos que nos generan ansiedad.

Las tres voces internas o mensajes que podemos escuchar a la hora de decidir algo importante, o simplemente viviendo el día a día son las de nuestro  “Yo” Padre, Adulto o Niño.


Eric Berne decía:

Todos nacemos bien, todos nacemos príncipes y princesas. Todos tenemos un cierto potencial humano que podemos desarrollar. Yo soy responsable de mi vida y decido, para bien o para mal, lo que es bueno para mí y lo que hago con ella. Todo el mundo (con sólo algunas excepciones, como los graves daños cerebrales) tiene la capacidad de pensar. La gente decide su historia y su destino, y estas decisiones se pueden cambiar. En resumen, todos podemos cambiar en pos de la autonomía y tenemos los recursos necesarios para hacerlo. El objetivo del cambio en el marco del Análisis Transaccional es avanzar hacia la autonomía (la libertad del guión de la infancia) la espontaneidad, la intimidad, la resolución de problemas en lugar de evasión o pasividad, la curación como un ideal, no limitarse a hacer el progreso, el aprendizaje de nuevas opciones.


Yo Padre: Es la voz interna que nos dice “Que debemos o tenemos que hacer”  aprendiendo a utilizar para dar cuidador y responsabilizarnos.

Yo Adulto: Es la voz que escuchamos cuando seguimos “Que nos beneficia o conviene”  Para individualizarnos, y seguir creciendo toda la vida.

Yo Niño:  La voz que nos anima a “Hacer lo que deseamos y nos apetece”   para buscar y recibir cuidados, tanto en nuestra interacción con los demás, como también en nosotros mismos.

Lo conveniente es creciendo es lograr  una personalidad integradora.

mi moustruo

  • Padre:la persona siente, piensa y actúa de modo similar a la versión que ha interiorizado de una figura relevante de su infancia. Estas figuras son principalmente los padres, y también abuelos, tías y tíos, hermanos y hermanas varios años mayores, cuidadoras, vecinos e incluso personajes de películas.
  • Adulto:acorde con las capacidades que se han ido desarrollando a lo largo de la vida, los conocimientos que ha ido adquiriendo y la experiencia que ha venido acumulando, la persona en su momento actual tiene un modo de sentir más estable, un modo de pensar que considera tanto lo específico e inmediato como el contexto general y las consecuencias y puede modular su comportamiento.
  • Niño:el modo de sentir, pensar y actuar es similar al de cómo lo hacía la persona en determinadas épocas de su infancia; la cual se caracteriza en general por la preferente intensidad y volubilidad emocional, pensamiento predominantemente centrado en lo inmediato y comportamiento tendente a ser impulsivo.

En la terapia buscamos facilitar el abandono del guión psicológico que decidimos en la infancia bajo la influencia de las figuras parentales y de autoridad, pero que fue necesario para sobrevivir y que podemos aún estar siguiendo de forma inconsciente. Al dejar el guión, dejamos también de jugar los juegos psicológicos que lo refuerzan, pudiendo entonces usar integradoramente nuestra capacidad de pensar, sentir y actuar, al servicio de un vivir saludable ( escuchando los síntomas de ansiedad, bajo estado de ánimo, confusión e inseguridad, como signo de necesitar  atender a otro malestar más importante).


¿Qué voz escuchas más a menudo?

Al Yo Padre / Yo Niño / Yo Adulto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *