Confianza y dificultades

CONFIANZA Y LAS DIFICULTADES DIARIAS

La Confianza en uno mismo, nos sirve para hacer frente de manera saludable, a las dificultades que se no presentan.

  • El grado de confianza dependerá de las experiencias vividas previamente, de los recursos personales que tengamos para adaptarnos a los problemas , y  de la capacidad de pedir el apoyo que necesitamos.
  • La confianza en uno mismo, ayuda a que podamos expresar como nos sentimos, y este aspecto es esencial para cubrir nuestras necesidades afectivas. Algo que precisamos para disfrutar y tener un buen estado de ánimo.
  • Hemos de ser conscientes de que confiar, supone asumir un riesgo. Confiar en que “puede ir bien”, y que “si sale mal”, podré responder y afrontar, asumiendo errores o dificultades. Y que será beneficioso para mí.

Cuando vivimos épocas de incertidumbre, pueden aparecer síntomas relacionados con la ansiedad, tristeza cronificada, problemas relacionados con el sueño, con la alimentación, síntomas físicos asociados…Estos síntomas nos causan temor, miedo a lo que puede suceder, miedo a que las cosas no nos salgan bien y merma nuestra confianza. Con miedo o sin él, conviene:

  • Expresar lo que sientes
  • Buscar apoyo en tu entorno o ayuda profesional
  • No huir del malestar, observarte con paciencia
  • Si detectas que necesitas cambiar, no te presiones, el momento de hacerlo ha de surgir sin prisa.

Eric Berne decía:

“Todos nacemos bien, todos nacemos príncipes y princesas. Todos tenemos un cierto potencial humano que podemos desarrollar. Yo soy responsable de mi vida y decido, para bien o para mal, lo que es bueno para mí y lo que hago con ella. Todo el mundo (con sólo algunas excepciones, como los graves daños cerebrales) tiene la capacidad de pensar. La gente decide su historia y su destino, y estas decisiones se pueden cambiar. En resumen, todos podemos cambiar en pos de la autonomía y tenemos los recursos necesarios para hacerlo. El objetivo del cambio es avanzar hacia la autonomía, la espontaneidad, la intimidad, la resolución de problemas en lugar de evasión o pasividad, la curación como un ideal, no limitarse a hacer el progreso, el aprendizaje de nuevas opciones”.

LOS NIÑOS Y LA CREATIVIDAD

Es curioso, cuando somos niños poseemos una capacidad creativa y espontánea que a veces perdemos con el paso de los años. Esa capacidad está muy relacionada con la confianza. Como padres, adultos o cuidadores es buenísimo que dejemos a los niños vivenciar sus propias experiencias, cuidándolos pero dando un margen, dejar holgura a su creatividad, a que sientan sus temores y atrevimientos, supervisando y dando confianza en lo que van aprendiendo.

LOS ADULTOS Y LA CONFIANZA

Como padres, educadores, maestros, adultos…educamos y cuidamos, y la manera de hacerlo tendrá  mucho que ver con nuestro propio proceso vital, con nuestras inseguridades y temores; con nuestras ilusiones y expectativas.

En el siguiente vídeo, “La Ola” puedes ver un cuento ilustrado precioso.

Trata sobre como manejamos las cosas nuevas que conocemos, sobre como podemos enfrentarnos a los cambios, sobre nuestra confianza ante lo que desconocemos, sobre la creatividad, sobre las ganas de inundarnos con experiencias. Y sobre como dejar y acompañar a los niños en todo eso.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *