Cuidar: Existen las Hadas

Ya hace un tiempo, publiqué el siguiente texto.

Es un recordatorio sobre lo conveniente de aprender a vivir atendiendo a lo que sientes, y expresarlo.

Un aviso para enseñarlo a los niños, que son los que continúan la cadena de la esencia humana.

( Para cuidar, primero claro, estar bien uno, cuidarse a uno/a)

HAda, HadO, MaGa o MagO


Es alguien que…

– Da gotas de sabiduría de su propia experiencia

– Está en contacto con la ternura y su mundo interior

– Está en contacto con el arrojo, con la creatividad y atrevimiento que tiene un adolescente

– Te mira con buenos ojos y cree en tí

– Sabe ver en tí, tus cualidades y el potencial que tienes y está por descubrir

– Refleja y hace emerger tus mejores “Yos” de tí mismo, tu mejor versión

– Alguien que cree en tus sueños

– Sabe ver en tí, más de lo aparente

– Es traductor e intérprete del lenguaje del corazón y del alma

– Marca límites y te dice que No

– Te ofrece su mano, su sonrisa, su apoyo, su hombro, su corazón; te consuela cuando   algo te duele

– Alguien que te respeta y te quiere, alguien a quien le importas

– Alguien que también respeta tu historia y la de tus antecesores

–  Te cuida, cuida de tu esencia y cuida tu historia.


 

“Extraído de las enseñanzas de Eva Bach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *