Dolor, Tensión y Tristeza

TU ERES TU CUERPO Y TUS EMOCIONES

Nuestro estado de ánimo, emociones, pensamientos, creencias y valores se reflejan en cómo es y está nuestro cuerpo. Esta es la conexión de la que hemos de ser conscientes: Dolor, Tensión y Tristeza.

Muchas de las dolencias físicas que experimentamos se producen como consecuencia de emociones no atendidas a lo largo del tiempo. Sentirnos tristes y no darnos tiempo para estarlo, hace que partes de nuestro cuerpo se sobrecarguen por la contención de esa emoción. Solemos denominarlo Somatización.

Sentir tensiones vitales (laborales, sociales, económicas, presiones internas….) de forma continuada, hace que músculos y órganos internos funciones a un ritmo inadecuado, la tensión psíquica altera el nivel de tensión física.

El dolor, al igual que la Ansiedad ( como síntoma), son avisos, pistas que nos da el cuerpo para que paremos. Para dejar de hacer y atender qué nos está pasando. Nuestra tendencia actual es contraria. Apaciguar ese dolor, calmar esa ansiedad para poder continuar. Y esto se convierte en un mecanismo disfuncional, opuesto a nuestro bienestar y equilibrio anímico-corporal.

No es de extrañar, que mientras vivimos a un ritmo elevado de actividad, no notemos estos avisos, y es cuando descansamos (vacaciones, fines de semana…) aparezcan las dolencias…es entonces cuando nuestro cuerpo tiende a relajarse y a experimentar ese desajuste en el que ha funcionado.

Se me ocurren algunas maneras o principios a los que prestar atención:

– Observa tu respiración, unos minutos al día para y respira ampliamente. Tu eres tu respiración.

– Hacer ejercicio físico es necesario, uno que guste. Tu eres tu movimiento.

– Deja tiempo para estar mal. Sobre todo si pasas por momentos difíciles. Tu eres tu Dolor, Tristeza y Tensión.

– No te instales en la queja, ni en emociones dañinas para ti. Cuida con ellas.

emociones aflictivas

– Comparte tus emociones, habla de ello, cuídate y cuida a los demás. Interésate también por quien te rodea. Tu eres tu cuerpo y tus emociones.

– Come bien, duerme bien. Tu eres lo que comes y tu cerebro ha de descansar, dormir irregularmente a la larga garantiza desgaste físico y fatiga psíquica.

– Se tolerante y Justo contigo. Cuida lo que te exiges, cuida la pereza también. Encontrar el equilibrio entre ser responsable contigo y con tu entorno no es tarea fácil. Prioriza tus necesidades, y mima también las de los demás.

– Identificar y reconocer tus miedos, tus dificultades te harán el camino más fácil. Sin esperar a que se vayan, aceptando. Que Tu también, eres tus miedos, tu Dolor, Tensión y Tristeza.

Así que busca tus momentos, acepta y cuida tu cuerpo y ” la música”  que llevas dentro. ( pincha para ver el enlace)

Comments
  1. Esther

    Son muy importantes los ejercicios de respiración y actividad física que propone la psicóloga, para, desde ahí, tomar conciencia de cómo estamos, y conectar con nuestro cuerpo y sensaciones, para ir modulando nuestras emociones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *